CUSTODIA DE TERRITORIO

La custodia del territorio es una modalidad de conservación de la naturaleza y de gestión del territorio innovadora y que implica la suma de diferentes agentes (privados o públicos) con un mismo fin, la gestión sostenible de un espacio.

De hecho, la custodia del territorio se caracteriza, fundamentalmente, por la implicación privada y el acuerdo entre particulares y organizaciones cuyo objetivo es la conservación de la naturaleza, la biodiversidad, el patrimonio, el paisaje etc. Es decir se trata de involucrar a la sociedad en la conservación y ver este elemento como elemento de oportunidad de desarrollo, en definitiva de un desarrollo sostenible del territorio.

Son precisamente estas particularidades de la custodia (la implicación privada y el papel protagonista de las organizaciones sociales) las que le dan su gran flexibilidad y su capacidad de crear otros modelos responsables de gestión del medio rural y natural. No obstante, lo innovador de este planteamiento, junto con el peso que adquieren la iniciativa privada y la participación social, plantean también una serie de retos de cara a su integración con la labor de conservación del patrimonio natural, cultural y paisajístico cuyas competencias asumen las administraciones públicas. La tarea no es sencilla, pero los beneficios pueden ser sustanciosos, ya que el implicar a diferentes agentes aporta una responsabilidad sobre el territorio, un sentimiento de pertenencia al mismo y una mayor conciencia de nuestro patrimonio.

En Navarra hoy en día, de la mano de GAN – NIK existen los siguientes acuerdos de custodia del territorio:

  • Río Baztan: 2 acuerdos entre la Sociedad Baztan y la Sociedad Nazas y la Dirección General de Medio Ambiente.
  • Río Ega Urederra: 1 acuerdo entre la Sociedad de pescadores Esguín y la Dirección General de Medio Ambiente.
  • Río Ubagua: 1 Acuerdo entre la Sociedad Berpiztu y la Dirección General de Medio Ambiente.

CULTURA DE SOSTENIBILIDAD

SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL

 

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

 

SOSTENIBILIDAD SOCIAL