A la convocatoria asistieron diferentes gestores de espacios y entidades locales, que intercambiaron impresiones e ideas para afrontar mejor la gestión de los excesos de aforo en algunos espacios.

Red Explora Navarra convocó ayer una mesa de trabajo para abordar el problema de la masificación que sufren algunos espacios naturales de la Comunidad Foral. Este primer encuentro pretende ser un punto de partida para un trabajo mucho más amplio y prolongado en el tiempo, que ayude a estos gestores y entidades locales a encontrar soluciones a las aglomeraciones y problemas que se generan por temporadas en algunos de nuestros espacios naturales.

A la convocatoria acudieron representantes de espacios como el embalse de Alloz, la zona de baño de Artavia, la zona de baño de Zudaire, el Monte Limitaciones, la Foz de Arbayún en su acceso desde Usun, la Foz de Benasa o el puente de Iroz. Se trata en la mayoría de los casos de concejos pequeños, con pocos habitantes, que tienen que soportar grandes aglomeraciones de visitantes en sus espacios, principalmente en los meses de verano, sin disponer de recursos adecuados ni suficientes para ello. Todos ellos manifestaron sentirse desbordados, sin capacidad ni medios para afrontar este problema.

En este sentido, una de las herramientas que se antoja como fundamental para el control de aforos es la herramienta de reservas de Red Explora, que comenzó a funcionar este pasado verano. Los socios que ya la están utilizando (Embalse de Alloz y Foz de Arbayún) se mostraron satisfechos con su funcionamiento, aunque será necesario en estos casos esperar al verano que viene para que la herramienta tenga más recorrido y se puedan extraer conclusiones.

Otro elemento destacado en la reunión fue la falta de personal en los espacios que pueda informar y educar a los y las visitantes. Red Explora ha puesto en marcha este año un programa de contratación de personal técnico en sostenibilidad, programa que ha arrancado de forma experimental con algunos de los socios y que está teniendo muy buena acogida. Este personal puede realizar también labores de educación ambiental con el público visitante, una cuestión que para todos los presentes resultó de vital importancia, dada la cantidad de conductas incívicas y poco respetuosas con el entorno que se observan en parte de ese público que visita los espacios.

Más formación y voluntariado local

Entre las aportaciones que hicieron las personas que participaron en la reunión, destacar la necesidad de contar con formación para el personal contratado en los espacios, de tal manera que pueda realizarse una mejor gestión de los usuarios y usuarias.

El tratamiento que los medios de comunicación dan a estos lugares masificados también estuvo presente en el debate. En este contexto, es necesario pedir a estos medios que ayuden también en esa tarea de concienciación social, no solamente contando las “bondades” de nuestros recursos naturales, sino también haciendo hincapié en la obligación de que los y las visitantes adopten comportamientos respetuosos con el entorno.

Finalmente, se discutió acerca de la importancia de enseñar a las poblaciones locales el valor que tienen sus espacios naturales, no solo como elemento patrimonial, sino también como posible motor de desarrollo para cada zona. En este sentido, se recalcó la importancia de fomentar el voluntariado entre esa población local, que así  puede conocer mejor sus recursos naturales y participar en iniciativas que potencien su conservación y cuidado.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies    Ver
Privacidad